Planificación para el diseño de una página web

Lo primero que recomendamos siempre a una empresa que está pensando en crear una página web o en cambiar la que tiene es que trabaje bien, a fondo, la planificación. Cuando esa empresa trabaja con Comunicación y Más, nosotros nos implicamos en esa fase de planificación para aportar nuestra experiencia, pero es un trabajo que, en cualquier caso, requiere de la implicación de la empresa y que, incluso, puede ser muy beneficioso para ésta, ya que le puede llevar a replantearse sus objetivos, prioridades, etc.

¿Por qué hay que planificar?

Las consecuencias principales de una mala planificación son las siguientes:

  • Aumento del tiempo requerido: ya que si no sabes bien lo que quieres, cambiarás muchas cosas cada poco tiempo, perderás tiempo en probaturas, etc.
  • Incremento del presupuesto estimado: ya que si no sabes bien qué diseño quieres, cambiarás éste cada poco tiempo o muchas veces durante el proyecto, aumentando el precio de éste por encima de lo presupuestado.
  • Descenso en la calidad a causa de la prisa: si tienes una fecha límite para el lanzamiento de la web, pero no has preparado bien ese lanzamiento, es probable que el resultado final sea peor del esperado debido a las prisas

Para evitar esos errores, lo mejor es planificar bien la web que deseas crear. ¿Cómo? Vamos a verlo.

Paso 1: echa un vistazo a la competencia

En el nivel de desarrollo de Internet que estamos actualmente, pocos son los sectores (por no decir ninguno) que no hayan dado ya su salto a la web. Por eso, antes de crear tu página para un determinado sector, echa un vistazo a qué están haciendo tus competidores. Por ejemplo, si vas a crear una web para una librería en Madrid, lo mejor es que busques en Google librerías que ya tengan página web. De este modo, te harás una idea de qué categorías y secciones son útiles para tu web y cuáles no, qué debe tener obligatoriamente tu web y de qué puedes prescindir, etc. Hacer esto tiene un beneficio claro: aprovechar aquello que tus competidores ya están haciendo bien, pero también, darse cuenta de qué están haciendo mal para no cometer el mismo error en tu web.

Un segundo beneficio directo es que te ayudará a planificar mejor los objetivos y las necesidades de tu web: después de analizar a tu competencia, seguro que ya tienes un poco más claro qué tipo de web necesitas y para qué.

Paso 2: definir los objetivos

Quieres tener una web, bien. Pero, ¿para qué? ¿Cuáles son tus objetivos?

Esta es una pregunta clave, ya que no es lo mismo diseñar una web si lo que se persigue es proporcionar información corporativa y de contacto sobre una empresa y nada más que si el objetivo es dar información diaria sobre un sector o vender directamente a los clientes a través de Internet.

Cuando en Comunicación y Más trabajamos con una empresa en el desarrollo y diseño de su página web, éste es uno de los pasos a los que más tiempo dedicamos. En función de nuestra experiencia aconsejamos a nuestro cliente cuáles creemos que deben ser los objetivos a cumplir, pero, por supuesto, nadie mejor que él sabe qué espera de su presencia online.
En cualquier caso, es importante que los objetivos sean claros y que la empresa que va a diseñar la web los tenga también muy claros. De este modo, evitaremos continuas correcciones y avanzaremos de manera más fiable y más rápida.
Los objetivos han de ser, también, específicos. No basta con decir generalidades como: quiero un sitio funcional o quiero un sitio atractivo o deseo una web bonita. Por lógica, todas las webs deberían ser funcionales, atractivas y bonitas. Hay que especificar, con cuanto más detalle mejor, los objetivos. Por ejemplo, cuando uno crea una web como la de Comunicación y Más sus objetivos podrían ser:

Crear una web a la que dirigir a nuestros potenciales clientes
Especificar de manera clara los diferentes servicios que ofrecemos a nuestros clientes
Poner en valor la experiencia adquirida a lo largo de los años como argumento de venta
Conseguir lectores que, a la larga, puedan convertirse en recomendadores de nuestro servicio
Tener un lugar donde mostrar a los potenciales clientes nuestros éxitos pasados, nuestro portfolio y nuestras recomendaciones
Una buena forma de definir los objetivos de nuestro sitio es hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Para qué quieres un sitio web?
  • ¿A quién te vas a dirigir?
  • ¿Cómo vas a conseguir que sea interesante? Es decir, ¿cuál va a ser el gancho para que la gente visite tu web y no la de tu competencia?
  • ¿Qué contenido vas a publicar y con cuánta frecuencia? No es lo mismo si vas a publicar mucho texto, ofertas de producto o vídeos. O si vas a actualizar la web a diario, cada mes o cada año.
  • ¿Cómo vas a promocionar tu web y hacia dónde vas a dirigir esa promoción? ¿Hacia la home de la web, hacia una landing page o página de aterrizaje, hacia un formulario…?

Finalmente, los objetivos deben ser realistas, deben ser capaces de llevarse a cabo con el presupuesto asignado, el tiempo disponible y teniendo en cuenta las necesidades reales de tu negocio.

Paso 3: prediseño o mapa de contenidos

Se trata de la estructura básica de tu página web. Es la forma de organizar y jerarquizar la información que va a haber en tu sitio. Para llegar a este punto es necesario tener muy claro los objetivos, pues ya tendremos que tener claras las secciones y subsecciones que vamos a necesitar, el contenido, etc.

Esta imagen es un ejemplo del mapa web de la primera versión de nuestra web

Mapa de sitio diseño web

Mapa de sitio

Paso 4: definición del diseño

Es importante definir, entre la persona encargada del diseño (sea una empresa como Comunicación y Más o una persona dentro de la empresa) y el cliente, cuál va a ser el diseño de un sitio web. Para ello, lo mejor es crear, en función de los objetivos y de la imagen corporativa de la marca, dos o tres plantillas previas con distintos formatos para que la empresa o responsable de la empresa elija el que más se acerca a su idea de web perfecta y, a partir de ella, comenzar a trabajar.

Además, una plantilla previa le dará una idea a la persona encargada de decidir cómo va a ser la web definitiva sobre qué elementos son realmente necesarios en la página principal, cuáles no, qué secciones que se creían necesarias se ven ahora prescindible, qué colores o formato se adapta mejor a las necesidades definidas en los objetivos, etc. En general, un primer borrador clarificará muchos conceptos que sobre el papel pudieran estar difusos e, igualmente, marcará más claramente la ruta sobre la que ha de avanzar el diseño: dónde deben ir las columnas con las secciones, diseños limpios basados en imagen o abigarrados, usos de sliders o no, etc., etc.

Igualmente, en este apartado habrá que tener claras ya las palabras claves o keywords con las que se quiere relacionar la web y que van a ayudar a su posicionamiento.

Paso 5: La importancia del dominio

Si la web se está creando desde cero, el dominio es una de las partes fundamentales. Si ya se tiene elegido y registrado el nombre de la empresa, tal vez haya poco que hacer. Pero en caso contrario, lo ideal es elegir el nombre de la empresa en función de sus posibilidades de posicionamiento y atracción en Internet.

En Comunicación y Más somos expertos en SEO, lo que es un valor añadido a la hora de crear una web, pues aquellos clientes que no han elegido aún su dominio, pueden contar con nuestro asesoramiento sobre qué nombre de empresa (y por lo tanto de dominio) le ayudará a lograr una indexación mejor, a conseguir más visitas y a posicionarse antes en relación a su sector y a las palabras claves establecidas en el paso anterior.

El dominio es una de las claves de la indexación, del posicionamiento. Si una de las palabras claves con las que quieres que tu empresa sea relacionada aparece en tu URL y en tu nombre corporativo, tendrás mucho ganado en el trabajo de SEO.

Paso 6: Tiempo y presupuesto disponible

Finalmente, es necesario que todos los implicados en el proceso de desarrollo de una web tengan claro de cuánto tiempo y de cuánto presupuesto se dispone, ya que no es lo mismo requerir una página funcional para dentro de dos días, que contar con un mes para desarrollarla. Igualmente, no es lo mismo contar con un presupuesto muy ajustado para la comprar de aplicaciones, widgets o plantillas que dispone de un gran presupuesto para ello.

Estos son nuestros consejos para planificar bien la creación de una web. El Equipo de Comunicación y Más cuenta con varios años de experiencia en el diseño web. Si tienes alguna duda, contáctanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *