Página completa para Nylstar en La Vanguardia

El poder de la comunicación

La industria textil es la segunda más contaminante del mundo después de la petrolera, produce el 20% de las aguas residuales y el 10% de las emisiones de carbono en el mundo, esto es más que todos los vuelos internacionales y los barcos de carga combinados. El continuo cambio de ropa en el primer mundo también es un problema: Cada segundo se entierra o quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura.

Además, el uso de ciertas fibras sintéticas está causando una gran cantidad de microfibras y microplásticos que acaban en el mar.

En los últimos años se ha descubierto que las microfibras sintéticas que se desprenden al lavar nuestra ropa están contaminando el agua de nuestros océanos, además de ser asimiladas por los organismos acuáticos. El empleo de mascarillas de usar y tirar solo está agrandando este problema, creando una gran cantidad de residuos que acaba muchas veces en nuestros campos y mares.


Para solucionarlo, la empresa española Nylstar ha puesto en marcha una tecnología en la ropa que fabrica para marcas como Adidas, Stella McCartney y otros basada en el compromiso de que su ropa sea mucho más sostenible: ahorrando más agua, no soltando microfibras, y no contaminando el agua con plásticos ni disolventes. Además, sus productos son 100% reciclables.


Esto es posible gracias a una tecnología patentada basada en el empleo de iones de plata que se insertan en la matriz del tejido, e inhibe e impide la proliferación de bacterias, virus y hongos en el mismo tejido. Gracias a esta tecnología, el tejido elimina también cualquier tipo de olor y puede lavarse hasta en cien ocasiones sin que pierda propiedades. Además, al ser 100% reciclables y sin acabados químicos, esta innovación 100% made in Spain favorece la llamada economía circular.

La marca, para dar a conocer esta tecnología ha comenzado a fabricar además de para terceros sus primeros productos con marca propia. El primero de ellos es una mascarilla 100% reciclable tras dos años de uso y que busca luchar tanto contra la expansión de la COVID como contra las microfibras y el aumento de residuos a causa de las mascarillas de usar y tirar, que ya está convirtiéndose en un serio problema medioambiental.

Desde Comunicación y Más estamos dando a conocer esta tecnología a través de entrevistas y comunicados a los medios que producen resultados como esta potente página en La Vanguardia.

Esta aparición, conseguida con trabajo de comunicación, tiene un valor publicitario de más de 5.000 euros y ayuda a Nylstar no solo a vender, sino sobre todo a posicionarse como marca revolucionaria, innovadora, de futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *